¿Qué ver en Pollensa en un día?


Cuando se visita la isla mallorquina, uno puede deleitarse de múltiples entornos naturales y Patrimonio de la Humanidad, como es el caso de Pollensa. Este pueblo situado en plena Sierra de la Tramontana es perfecto por sus maravillas paisajísticas y culturales. Si todavía no sabes qué ver en Pollensa en un día, aquí te dejamos algunas ideas. ¡Toma nota!


Estos son los imprescindibles que ver en Pollensa


Pollensa es un encantador pueblo situado en el norte de la isla, en plena Sierra Tramontana, sumergida en este precioso paraje natural el cual fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Este municipio mallorquín ha enamorado a escritoras como Agatha Cristie o a políticos como Winston Churchill, gracias a sus múltiples rincones interesantes y llenos de historia. Por eso os traemos todo lo que ver en Pollensa, para aprovechar la visita al máximo si solo se dispone de un día.


1. Plaça Mallor


Como sucede en el resto de pueblos, el centro neurálgico de Pollensa se ubica en la Plaza Mayor, el sitio perfecto para disfrutar de una cerveza a la fresca, sentarse a charlar o visitar el mercadillo dominical, en el que comprar todo tipo de productos frescos y artesanales. Esta curiosa plaza fue construida en el siglo XIX, sobre el antiguo cementerio medieval.


La Plaza Mayor además de ser el punto de encuentro y reunión de sus habitantes posee un gran encanto debido a los palacetes señoriales que la forman y a las múltiples cafeterías y terrazas en las que descansar tras un largo día de turismo. Aquí se encuentra también la Parroquia de la Mare de Déu dels Ángels, dedicada a su patrona y construida en el siglo XVIII, la cual es conocida por su retablo barroco digno de admirar.



2. Puente Romano de Pollensa


A pesar de su nombre, se desconoce el origen del puente romano, ya que las opiniones de los historiadores sobre el mismo son dispares. Por un lado están aquellos que creen que esta construcción formaba parte del conducto de agua hacia la entonces Pollentia. No obstante, muchos dudan de que sea de esta época. A pesar de las incógnitas de su origen el puente de piedra que cruza el torrente de Sant Jordi, es uno de los imprescindibles que ver en Pollensa


3. La escalinata y el calvario


Quizá el nombre no sea de lo más atractivo pero el esfuerzo de ascender los 365 peldaños de la escalinata iniciada en la Plaça dels Seglars y que sube a la parte más alta del Calvario merece la pena por sus increíbles vistas panorámicas de Pollensa. Estos 365 escalones hacen referencia a los días del año, representado el calvario que padeció Jesús cuando lo sacrificaron.


Durante la subida se pueden encontrar diferentes tiendas, casas tradicionales y esculturas en las que realizar un merecido descanso para reponer fuerzas.Allí arriba, en la ermita del calvario hay un mirador espectacular que ver en Pollensa, simplemente girando la ermita a la derecha. Desde ahí, se podrá ver todo el municipio, la bahía y la Sierra Tramontana.



4. Casa- Museo Dionis Bennassar


Los amantes del arte encontrarán en este encantador pueblo la que fue la casa de este artista local. El antiguo domicilio del pintor se caracteriza por ser una casa tradicional mallorquina donde están muchos de sus objetos personales, mobiliario, así como algunas de sus obras, inspiradas en paisajes de la isla.


5. Claustro y convento de Santo Domingo


Sin duda, uno de los monumentos que ver en Pollensa es el Convento de Santo Domingo, construido por los dominicos entre el siglo XVI y XVII. En él habitaron los monjes hasta la desamortización de Mendizábal y ha recibido diferentes usos desde cuartel de la Guardia Civil a Biblioteca.


Además en su famoso claustro se realiza cada año el Festival de Música Clásica de Pollensa y dentro se encuentra el Museo Municipal de la villa con una interesante muestra que mezcla obras de arte contemporáneo con restos de cerámica del convento. Cerca de allí están los jardines con vegetación autóctona Joan March y la torre medieval gótica, idóneos para huir del calor.


6. Puerto de Pollensa


A pocos kilómetros del municipio se encuentra la costa con unas 15 playas y calas en las que perderse para disfrutar del agua cristalina y la arena blanca, como es el caso de Llenaire o Albercuix. Asimismo, uno no se puede perder el puerto, un lugar que ver en Pollensa, el cual cuenta con un encantador paseo marítimo repleto de bares y restaurantes, en los que relajarse y tomar algo con el sonido del mar de fondo.


Del mismo modo, a medida que se recorre el paseo marítimo se pueden ver preciosas casas con aires coloniales y algunas de las playas más apartadas, idóneas para aquellos que quieran huir de las aglomeraciones, ya que están menos concurridas.De igual manera, en su puerto se pueden comenzar alguna de las excursiones en velero por Pollensa, con las que visitar algunas de sus calas de forma sencilla y diferente.




7. Santuario del Puig de María


Este santuario se ubica a 330 metros de altura, por lo que se debe realizar una caminata de unos 45 a 60 minutos en un precioso entorno rodeado de árboles. La subida merece la pena ya que una vez se llega, las vistas desde el santuario son únicas y merecen realmente la pena.


El Santuario Puig de María es uno de los monumentos que ver en Pollensa y se construyó en el siglo XIV, cuando prometieron durante la época de la peste negra, que si les protegía le levantaron este espectacular lugar de culto.


El hermoso pueblo de Pollensa posee muchas opciones para pasar un día inolvidable. Estas son solo algunas de las cosas qué ver en un día, pero ofrece diferentes opciones perfectas para los amantes del senderismo y de los deportes acuáticos. Ya sea en barco o paseando por el municipio, Pollensa ofrece un amplio abanico de oportunidades para todo aquel que la visita.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo